Deportes y Salud

Consejos para disminuir el acné

problemas-de-acne

El acné se caracteriza por ser un  tipo de lesión que por lo general, suele afectar a las mujeres en mayor medida y de forma más severa que a los hombres.

Además, se conoce que la incidencia de dicho trastorno dermatológico suele incrementarse a lo largo de la pubertad (entre los 14-16 años), y si bien normalmente se soluciona entre los 20-25 años, existen casos donde el acné sigue afectando a las personas que tienen incluso más de 30 años.

Afortunadamente, siguiendo ciertos hábitos de higiene como, por ejemplo, evitar tocarse mucho la piel, realizarse limpiezas de cutis e incluso prestar atención a la alimentación, además del uso de productos cosméticos y tratamientos farmacológicos, es posible lograr reducir el acné.

Por eso, en este artículo deseamos presentar diversos consejos para disminuir el acné de forma sencilla y eficaz.

Recomendaciones a considerar para combatir el acné

Considerando que el acné se trata de un problema que afecta a numerosas personas de cualquier edad alrededor del mundo, a continuación estaremos presentando varios consejos efectivos para disminuir el acné, pero antes, hay que señalar que según el tipo de piel que tengamos, hay que tener en cuenta lo siguiente:

Para las pieles grasas, lo más recomendable es apostar por tomar algún producto medicinal especialmente pensado para el acné o alguno que se presente en gel.

Para las pieles secas, tal vez lo mejor será optar por una crema destinada a combatir el acné, en combinación con productos medicinales que incluyan ácido salícico o peróxido de benzoilo.

Para pieles grasas y secas (mixtas), quizás lo más conveniente será utilizar una combinación de geles destinados a pieles grasas con cremas pensadas para el acné en pieles secas, aplicando cada uno en distintas áreas dependiendo de la condición que la piel tenga en cada lugar.

1.       No tocarnos la piel

Rascar y apretar las distintas lesiones que podría generarnos un problema acné, probablemente, terminará haciendo que el mismo sea peor y al mismo tiempo causará la aparición de manchas oscuras y/o cicatrices en la piel.

Asimismo, considerando que las manos siempre podrían tener bacterias, es esencial no tocarnos la piel para evitar el riesgo de infecciones.

2.       Lavar delicadamente nuestra piel

Debemos limpiar nuestro rostro dos veces diarias usando productos especialmente formulados para cada tipo de piel, además de lavar y secar la piel con suavidad, evitando restregar.


Después, tenemos que hidratar nuestro cutis utilizando cremas y/o geles aptos para nuestra piel. Además, siempre debemos recordar desmaquillarnos al terminar el día.

3.       Secar nuestra piel con suavidad

Después de lavar aquellas zonas afectadas por el acné, tenemos que asegurarnos de secarlas bien, de forma suave y delicada, evitando frotar para prevenir lastimarnos.

De igual manera, en caso de afeitar un área con acné, será esencial hacerlo con suavidad.

4.       Limpiezas de cutis

Al tener problemas de acné, debemos tener en cuenta que en el mercado hay diversas mascarillas y cosméticos queratolíticos los cuales están especialmente formulados para limpiar la obstrucción de los poros.

Asimismo, hay distintos medicamentos que también cumplen con esta función.

5.       Utilizar cosméticos idóneos

Siempre debemos asegurarnos de utilizar productos y cosméticos que estén formulados específicamente para nuestro tipo de piel.

Así, por ejemplo, quienes tienen piel grasa, tienen que optar por productos cuya consistencia no sea aceitosa y especialmente, aquellos catalogados como “no comedogénicos”.

6.       Evitar la exposición al sol

Si bien en ocasiones el sol podría llegar a mejorar los problemas de acné, es posible que después genere un efecto rebote y termine haciendo que las lesiones sean más severas. Asimismo, debemos tener en cuenta que la exposición tanto a los rayos ultravioleta como a la radiación infrarroja A (IR-A) podrían generar daños considerables en nuestra piel, no solo a corto, sino también a largo plazo, razón por la cual será esencial que evitemos la exposición al sol y protejamos correctamente nuestra piel utilizando tratamientos fotoprotectores indicados según nuestra piel.

7.       Lavar frecuentemente nuestro cabello

Especialmente al tener un cabello graso, será esencial que nos aseguremos de lavarlo habitualmente, de manera que podamos mantenerlo limpio siempre y así impedir que la grasa generada por el mismo pase a nuestra piel.

Por esto, también es preciso que intentemos separar el cabello de nuestro rostro, sobre todo en el área del flequillo.

8.       Tener una alimentación diaria equilibrada

Es importante que sigamos una dieta diaria saludable y equilibrada, la cual no incluya (o lo haga en pequeñas cantidades, esos alimentos que cuentan con un elevado aporte glucémico, por ejemplo, los azúcares refinados.

9.       Ser constantes con los tratamientos para el acné

Independientemente si se trata de cremas o geles tópicos, o si consisten en medicamentos, siempre que estemos utilizando algún tipo de tratamiento para combatir los problemas de acné, tenemos que asegurarnos de seguir las recomendaciones del dermatólogo y tener  constancia en su aplicación con el paso del tiempo.

10.   Exfoliar nuestro rostro

Asegurarnos de exfoliar nuestro rostro nos permitirá limpiar profundamente los poros y de esta forma, reducir el riesgo de que se desarrollen puntos negros u otros problemas relativos al acné.

11.   Beber bastante agua

Al tomar bastante agua podremos asegurarnos de estar siempre correctamente hidratados y en consecuencia, lograremos que nuestro cutis también esté hidratado y libre de posibles impurezas.

12.   Acudir al dermatólogo

El acné consiste en una enfermedad de la piel bastante frecuente, por lo que siempre que surja será conveniente acudir a un dermatólogo a fin de evaluar nuestro caso y saber cuál es la mejor forma de combatirlo.