Cocina y recetas

5 recetas con calabaza sanas y originales

Puré de calabaza

La calabaza es uno de los alimentos más saludables y sabrosos que existen entre las hortalizas. Además, es muy rica en antioxidantes, vitamina C y vitamina E. ¿Listo para sumergirte en un festín de colores y sabores? Aquí te presento cinco recetas que no solo deleitarán tu paladar, sino que también te mantendrán en forma. ¡Comencemos!

Crema de calabaza a la miel

La crema de calabaza a la miel es la mezcla perfecta de dulzura y suavidad. Saltea la calabaza con cebolla y ajo, añade caldo de verduras y deja que la mezcla hierva a fuego lento. Remata con un toque de miel para ese toque gourmet. Sirve caliente, ¡y prepárate para un viaje de sabores! A continuación te doy la receta.

Ingredientes:

  • 1 calabaza mediana, pelada y cortada en trozos
  • 1 cebolla grande, picada
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 4 tazas de caldo de verduras
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Comienza preparando una base sabrosa salteando cebolla y ajo en una sartén con aceite de oliva hasta que estén dorados. Luego, añade trozos de calabaza y que se cocinen en esa mezcla, absorbiendo los sabores de la cebolla y el ajo. Para darle cuerpo, incorpora caldo de verduras y deja que la mezcla hierva a fuego lento durante unos 15-20 minutos, asegurándote de que la calabaza esté tierna.

El toque distintivo llega con la miel, que aporta un sutil dulzor a la crema. Ajusta la sal y pimienta según tu preferencia, y sirve la crema caliente. Si quieres un toque final, espolvorea un poco de perejil fresco picado sobre cada plato. Esta crema de calabaza a la miel ofrece una experiencia culinaria reconfortante y llena de sabor, perfecta para esos días en que buscas algo cálido y delicioso.

Crema de calabaza

Ensalada fresca de calabaza asada

Si buscas algo más ligero, pero lleno de frescura, la ensalada fresca de calabaza asada es tu opción. Corta la calabaza en cubos, ásala con aceite de oliva y espolvorea un poco de romero. Combina con hojas verdes, nueces y queso feta. ¡Adereza con una vinagreta de balsámico y miel! Una explosión de texturas y sabores en cada bocado.

Ingredientes:

  • Calabaza, cortada en cubos
  • Aceite de oliva
  • Romero fresco o seco
  • Hojas verdes (como espinacas, rúcula o lechuga)
  • Nueces
  • Queso feta, desmenuzado

Para una experiencia culinaria equilibrada, complementa la crema de calabaza a la miel con una ensalada fresca de calabaza asada. Comienza cortando la calabaza en cubos, ásala con aceite de oliva y un toque de romero para resaltar su sabor. Mezcla estos cubos de calabaza asada con hojas verdes frescas, nueces crujientes y trozos de queso feta para una combinación de texturas y sabores. Remátalo con una vinagreta de balsámico y miel, que aporta una mezcla agridulce que realza cada bocado. Así, esta ensalada fresca de calabaza asada se convierte en la opción perfecta para aquellos que buscan un plato más ligero pero igualmente delicioso, ofreciendo una explosión de frescura y vitalidad en cada porción.

Risotto de calabaza y parmesano

Este risotto te hará sentir como un chef profesional. Sofríe arroz arborio con cebolla y ajo, añade caldo de pollo y, por supuesto, la estrella del plato: la calabaza. Una vez cremoso, incorpora generosamente queso parmesano rallado. ¿El resultado? Un risotto que te hará cerrar los ojos con cada cucharada.

Ingredientes:

  • Arroz arborio
  • Cebolla, picada
  • Ajo, picado
  • Caldo de pollo
  • Calabaza, cortada en cubos
  • Queso parmesano, rallado

Comienza sofriendo arroz arborio en una sartén con cebolla y ajo hasta que estén dorados. Luego, añade caldo de pollo gradualmente, permitiendo que el arroz lo absorba, y añade la calabaza para que se mezcle perfectamente. Cuando la mezcla adquiera una textura cremosa, incorpora generosamente queso parmesano rallado, creando una fusión de sabores ricos. El resultado es un risotto que te invita a cerrar los ojos con cada cucharada, transportándote a un mundo de satisfacción culinaria.

Risotto calabaza

La calabaza no solo es el símbolo por excelencia de otoño, sino también una fuente inagotable de creatividad culinaria. Estas recetas, cargadas de sabor y nutrientes, demuestran que comer saludable no tiene por qué ser aburrido. ¿Te animas a darle un giro a tu cocina con estas opciones originales? ¡Adelante, atrévete a descubrir el fascinante mundo de la calabaza! ¡Buen provecho!